lunes, 20 de junio de 2016

ACROSPORT


ACROSPORT

Aspectos técnicos
Las presas de manos
    Dentro de los aspectos técnicos necesarios para la construcción de pirámides o estructuras humanas, “las presas” o agarres de manos ocupan un lugar importan­te. Estas son utilizadas en la elaboración de todas las pirámides desde el principio hasta el final adoptando múltiples formas, facilitando su construcción y dando segu­ridad a las mismas. Por ello, se hace imprescindible realizar un apartado donde se incluyan las más comunes y apropiadas en función del tipo de pirámides o estructu­ras a realizar.
  • Presa mano a mano
    Las manos se juntan en una posición estrechada como de saludo (darse la mano). Este agarre puede ser simple, cruzado doble o cruzado doble mixto (ver fi­guras), y se usan principalmente para empujar al compañero en el pro­ceso de unión o formación de una “Pirámide o Estructura” y en menor grado, para sostenerlo en una posición de formación. El agarre doble mano a mano, se utiliza fundamentalmente para las acciones motrices de balanceos.
  • Presa de Pinza
    Se utiliza principalmente para sostener las figuras o posiciones adoptadas y en menor grado, para lanzar o empujar al compañero.
  • Presa Mano-muñeca
    Su utilización es exactamente igual que en la presa anterior de pinza.
  • Presa Brazo-brazo
    Esta presa es usada principalmente para sujetar una posición invertida. El que hace de base (portor) sujeta al que se sitúa encima en la unión del deltoides (hom­bros) y bíceps (brazos), mientras que el ejecutante de arriba (ágil) sujeta el brazo (tríceps) del portor.
  • Entrelazado de muñecas y manos (plataforma / “banquina”)
    Esta presa es usada para trepar y sujetar en diferentes Pirámides y para lanzar (impulsar) en acrobacias a los ágiles. Se realiza por dos personas, una frente a otra; mientras una sujeta su propia muñeca izquierda con la mano derecha, se adelanta para agarrar la muñeca derecha del otro con la mano izquierda.
  • Presa Mano-pie:
Esta presa es utilizada fundamentalmente por el portor para sostener al ágil que se encuentra encima en la cópula en una posición de equilibrio estático. Este agarre se debe de realizar en la parte trasera del pie.
El cuerpo como apoyo
    Es una de las funciones de máxima responsabilidad, puesto que de su gran es­tabilidad dependerá la posible ejecución de una pirámide. El apoyo puede ser estáti­co o dinámico.
    En el “APOYO ESTÁTICO” el “portor”, juega un papel relevante, ya que su cuerpo le sirve al compañero como superficie de apoyo para formar diferentes posi­ciones estáticas. El cuerpo se apoya de forma estática, o por el contrario, como so­porte para generar una gran disparidad de movimientos en el “ágil” (el cuerpo se apoya de forma dinámica). La variedad de figuras y acciones motrices generadas se basan en la simbiosis de las zonas corporales que el “portor” ofrece con las superfi­cies de apoyo que el “ágil” responde.
    La dificultad de todos estos apoyos entre el “portor’ y el “ágil” es inversa­mente proporcional al número de apoyos y a la cantidad de superficie en los mis­mos.
    En cuanto al “APOYO DINÁMICO”, en la que, gracias al dinamismo del “ágil’ sobre el apoyo del “portor”; o al movimiento del portor manteniendo al “ágil” en equilibrio; o al movimiento si­multáneo de ambos, el cuerpo puede adoptar diferentes formas de apoyo (cuerpo es­calera, cuerpo puente, cuerpo transporte, balancín, rodillo, etc.) donde el dinamismo se ve involucrado.
Posiciones básicas del “portor”
  • Posición bípeda
    Para una mayor estabilidad, el portor en el momento de suministrar la asistencia al ágil, aumenta su base de sustentación abriendo, de manera óptima, los apoyos del suelo. Baja su centro de gravedad y reduce al máximo sus brazos de palanca.
    Posteriormente, extiende sus piernas con los pies abiertos a la anchura de los hombros manteniendo su espalda recta en línea con las piernas.
    Cuando el “portor” está manteniendo al “ágil” en una posición de pie sobre sus hombros, la insistencia en una buena colocación de espalda tan recta como sea posible aumenta para prevenir una tensión innecesaria en la columna.
  • Posición de rodillas (cuadrupedia)
    En esta posición los brazos y muslos deben de permanecer extendidos y alineados perpendicularmente; las rodillas estarán paralelas con una separación similar a la anchura de los hombros; la espalda estará plana y los dedos de las manos abiertos mirando hacia adelante.
  • Posición tumbada supina
    Es esencial en esta posición, que la pelvis se encuentre metida hacia adelante de forma que la espalda quede totalmente recta en el suelo. Por tanto, es importante evitar que los alumnos en esta posición des­placen la pelvis hacia atrás y arqueen la espalda, ya que pueden sobrecargar la zona lumbar
Posiciones básicas del “ágil”
    En cuanto a estas posiciones, indicar dos aspectos fundamentales:
Los apoyos sobre el portor
    Cuando el “ágil” asciende sobre el “portor” que se encuentra en posición bí­peda, el peso del cuerpo debe de recaer sobre la pierna de sostén (pierna de apoyo) antes de que la pierna libre sea levantada. Además, el “ágil” debe de estar siempre ayudado en su ascensión apoyando sus manos y pies en las partes del cuerpo del “portor” que mejor soporten el peso hombros, cuadriceps. etc.
    Si el “portor” está en cuadrupedia, el “ágil” deberá de apoyarse sobre las caderas o los hombros para que el peso del cuerpo esté mantenido sobre los muslos o los brazos, pero nunca sobre la espalda.
El cuerpo como originario de giro 
    Dentro de este apartado es importante distinguir dos funciones bien determinadas:
El cuerpo como plataforma de giros
    Donde todos los movimientos giratorios posibles del “ágil” se producen gra­cias al apoyo en una o varias superficies corporales del “portor”, en diferentes pla­nos y con ejes de apoyo diversos: hombros, abdomen, espalda. etc.
El cuerpo impulsor de giros
    Una de las funciones claves del “portor” es facilitar los giros al “ágil” me­diante lanzamientos que faciliten su altura. Es incluso, uno de los elementos obliga­torios dentro del Acrosport de Competición. Entre todos los movimientos posibles del “portor” que ayudan al “ágil” a la realiza­ción de todas las combinaciones de giros se destacan por su eficacia las impulsiones de piernas y los empujes de los brazos.
    En la técnica de estos impulsos, los portores siempre han de flexionar sus piernas para lanzar con fuerza a los ágiles siendo las presas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada